21 de octubre, 2019
  • facebook
  • twitter
  • instagram
  • Inicio
  • >
  • Trending Topics
  • >
  • Cómo es el sistema SUBE que permitirá saber dónde y cuánto falta para que el colectivo llegue a la parada

Cómo es el sistema SUBE que permitirá saber dónde y cuánto falta para que el colectivo llegue a la parada

  • 2 de julio de 2019

También ofrecerán la duración del viaje y la frecuencia de las unidades. La información del Centro de Monitoreos estará disponible para varias aplicaciones.

Las largas esperas en la parada, sin saber si en algún momento llegará el que estamos esperando, serán una cosa del pasado en poco tiempo. SUBE está trabajando en el Sistema de Monitoreo de Colectivo, una plataforma que visualiza, en tiempo real, la ubicación de todas las líneas de AMBA, (Capital Federal y Gran Buenos Aires), el recorrido que realizan, las paradas que deben respetar y la velocidad a la que circulan.

¿Qué significa esto para el usuario? Que podrá saber mediante una app propia o una de terceros -como Google Maps o Moovit-,en cuánto tiempo llegará un colectivo, cuánto durará el viaje y la posición de los internos de esa línea en tiempo real.

«La flota de colectivos de AMBA son 18.000 unidades, de los cuales 11.000 ya transmiten información, que recibimos acá, que vemos en tiempo real», explica a TN.com.ar Diego Demartini, responsable de Infraestructura Tecnológica. En las oficinas de SUBE procesan 16 millones de transacciones por día y 2 millones de carga en el mismo lapso.

¿El desafío? Según explica Demartini, esta sería una de las implementaciones más grandes del mundo. «En pocos lugares hay tanta cantidad de colectivos en una zona geográfica reducida, es difícil encontrar algo así, salvo en China o alguna ciudad de oriente muy poblada».

Además de los claros beneficios para los usuarios, el sistema también permite mejorar la seguridad, saber si un colectivo realizó un cambio de recorrido y está demorado, se puede utilizar la información para mejorar el tránsito o recalcular las frecuencias o paradas en las diferentes líneas.

¿Qué falta para que llegue? «Hay que terminar de actualizar todas las máquinas validadoras mediante una actualización de software y probar que todas funcionen. Después es cuestión de cargar la información en una aplicación y también ofrecerla a terceros, para que se pueda, por ejemplo en Google Maps, buscar un recorrido y contar con esa información», afirmó Gustavo Devito, líder de proyecto de «Red de monitoreo de colectivos».

Se espera que antes de fin de año toda la flota de AMBA tenga listo el sistema para poder brindar la información a los usuarios. La idea también es que en más lugares haya paradas de colectivo inteligentes, que informen en cuánto tiempo llegará el próximo móvil, algo que ya se está probando en algunas zonas céntricas de la Ciudad de Buenos Aires.

Cómo funciona

Las validadoras de SUBE cuentan con un sistema GPS con conexión 3G/4G que transmite una señal con la ubicación exacta y en tiempo real, del colectivo, su velocidad y frecuencia.

La información recibida muestra dónde están todas las líneas en circulación, la velocidad a la cual se están trasladando y en cuánto tiempo llega a la próxima parada. Todo esto es proyectado en un mapa digital ubicado en SUBE y eventualmente llegará a los celulares de los usuarios que tengan una app de movilidad ya que el sistema es abierto (open data).

El centro de operaciones de SUBE cuenta con un mapa interactivo que despliega esta información y también datos adicionales, como una línea de tiempo de las líneas, que marca los lugares en los que se atrasan en el recorrido, si se frenan o si alguna unidad se mueve por un lugar que no es el habitual. Toda esta información es utilizada y analizada para mejorar el sistema de transporte.

“Por ejemplo la línea 60 hace poco tuvo una consolidación de ramales, tenía como 20 y ahora quedaron 8, que se decidieron analizando entre el Ministerio de Transporte y las empresas cuál es la mejor el mejor esquema para operar», ejemplificó Devito.

El laboratorio de SUBE

Con una pared llena de máquinas lectoras de tarjetas, todas las opciones que existen para cargarlas y también los mismos molinetes que se encuentran en las estaciones de subte o trenes, el equipo de pruebas de SUBE debe realizar testeos cada vez que se realiza una modificación en las máquinas o en las tarifas, por ejemplo con las promociones para la RED SUBE, que ofrece descuentos a mayor cantidad de viaje.

«Las terminales tienen que funcionar perfecto, porque si una máquina tiene una pequeña diferencia horaria, por ejemplo, puede no hacer el descuento de la RED SUBE, que permite en 2 horas hacer hasta 5 combinaciones de transporte, con un descuento del 50% para el segundo viaje y de un 75% para el tercero», explicó Christian Bargiela, Coordinador de Laboratorio SUBE.

Estos testeos también incluyen la lectura en cada tarjeta de los diferentes beneficios que pueda tener el pasajero, como tarifa social o descuento por ser jubilado, o chequear la cantidad de viajes para dictaminar el precio del pasaje, como ocurre con el subte.

 

Previa «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *